Como y cuando abonar

mano

El crecimiento de las plantas, como el de los seres humanos, es una consecuencia de la división de sus células, que se multiplican y aumentan de tamaño. Las plantas son seres vivos, por lo que su madurez depende en gran medida de como se desarrolla su infancia.

Al igual que los seres humanos, necesitan más cuidados cuando son pequeñas. Si no reciben los debidos cuidados en los primeros tiempos, pueden crecer y desarrollarse mal, con el consiguiente perjuicio en flores y frutos, si se pretende que las plantas crezcan sanas, deben estar bien alimentadas.
La nutrición, es el proceso biológico por el cual la planta
absorbe del medio que le rodea (tierra, agua, aire, otra planta, etc.) los productos necesarios para su alimentación y los transforma en su propia materia viva. Estos elementos son de dos clases: Los llamados macro elementos y los conocidos por micro elementos, los macro elementos componen el 90 % de la materia vegetal viva: oxígeno, hidrógeno, carbono, potasio, azufre, calcio y magnesio. Los micro elementos, solo representan una parte
insignificante del peso de la planta, pero por eso son menos indispensable que los anteriores, pues su carencia puede provocar alteraciones en el desarrollo vegetal. Entre ellos se encuentran: el boro, hierro, cinc, manganeso, cobre, mobidleno, cloro y cobalto.
¿Que función desempeña esos elementos en la nutrición y
crecimiento de las plantas? Unos, como el nitrógeno, el fósforo y el azufre, componen las proteínas, sustancias fundamentales de los tejidos vegetales; otros, como el magnesio, forman parte de la clorofila. El potasio, el calcio, el sodio y otros elementos realizan diversas funciones, pero, esencialmente, mantienen el equilibrio químico dentro de la planta. Por último, elementos
como el hierro, el cinc y el magnesio influyen en el desarrollo.
¿Como adquiere la planta esos elementos nutritivos? La mayoría de vegetales los adquieren del suelo, a través de sus raíces, y del aire, a través de sus órganos aéreos: el tallo y las hojas.
Estos minerales los suele contener la tierra pero en la mayoría de los casos no están a disposición de las plantas ya que están en estado sólido y la planta sólo lo puede absorber de forma soluble. Es por ello que el aporte de estos es muy importante para las plantas sobre todos si son equilibrados y específicos para cada planta.
Si nuestras plantas están bien alimentadas crecerán más exuberantes y fuertes y sus enemigos lo tendrán más difícil en el momento de atacar.
Existen abonos equilibrados de liberación lenta que sirven para alimentar todo tipo de plantas y en general bastara como alimentación, pero existen plantas acidófilas como las camelias las gardenias, las hortensias o las de abundante floración como los rosales, los geranios o los árboles frutales que necesitan abonos específicos para ellas.

Tipos de abonos y modos de empleo
Orgánicos naturales: en ningún caso debe suplir el aporte de abono químico debe ser complementario para el mejoramiento del suelo. Se debe aportar durante el invierno mezclándolo con la tierra.
Bastoncitos fertilizantes: se trata de un abono sólido que se presenta en forma de bastoncito. Ideal para macetas y jardineras, se introduce en la tierra entre el tronco de la planta y la pared del recipiente.
Abonos líquidos: ideal para plantas en recipientes y de interior. Se añade la dosis al agua de riego y al regar no se debe mojar la planta sólo la tierra.
Abono foliares: Ideal para acelerar el crecimiento de las plantas. Se añade agua y con el líquido resultante se pulveriza toda la planta. Se debe aplicar en plena época de crecimiento.
Abonos sólidos: normalmente se presenta granulado o en polvo. Es el abono más utilizado para el abonado de plantas. Antes del suministro se debe remover la tierra y a continuación esparcir la dosis alrededor de la planta.
Abonos solubles: son parecidos a los líquidos pero algo más completos y creados totalmente para las plantas de huerto y jardín. Se mezcla junto con el agua de riego y al aplicar no se debe mojar la planta.
Además existen otros compuestos complementarios/vitamínicos como: Quélatos de hierro, regeneradores de suelo, Reverdeciente o bioestimulantes. Que sirven para complementar el alimento de las plantas o atender sus carencias sus carencias.
En cuanto a la dosis dependerá de muchos motivos pero en todo caso se debe atender las indicaciones del fabricante y usar la dosis que aconseja en el envase.
En los abonos líquidos debes agitar antes de usar y en los sólidos esparcirlo homogéneamente alrededor de la planta. El abono sólido debes aplicarlo después de regar y mucho mejor si es durante o después de la lluvia.

Leave a Comment