La flor mas grande del mundo

1373976601_720156_1374073936_noticia_normal
Rara, espléndida y simplemente gigante, la Amorphophalus Titanum (en español, Aro Gigante) conocida como «la flor más grande del mundo» -mide más de 1,5 metros- está a punto de florecer y tiene en tensión a expertos, ciudadanos y turistas de Washington. Como si de una obra de arte se tratara, el magnífico ser vivo, situado a la entrada del Museo Botánico de la capital federal, saluda a los curiosos a la espera de que brote y muestre su gran conducto polinizador, que atrae a una gran cantidad de insectos a kilómetros a la de redonda.

«Estamos nerviosos e ilusionados porque no sabemos cuando va a ocurrir exactamente, creemos que será en los próximos días (probablemente este jueves), lo que conocemos es que cuando ocurra será muy temprano por la mañana», señala el moderador de seres vivos del museo, William McLaughlin. «Es muy exótica y muy extraña, nunca había visto nada igual. Es fantástica. Florece cada varios años, ¿verdad? No se ve esto todos los días», pregunta al experto Alejandra Salazar, una salvadoreña de 23 años que promete ir al museo estos tres próximos días para verla florecer.

Se han situado dos cámaras para seguir el acontecimiento por streaming; se puede seguir en www.usbg.gov.

«La Titan -como la llama el experto- no tiene un ciclo de florecimiento anual. El tiempo entre brotes es impredecible, puede variar entre varios años y varias décadas. Esta flor necesita crear la suficiente energía para generar un brote tan espectacular como el que hace. Además, apesta cuando brota», señala McLaughlin.

Originaria de las selvas tropicales de Sumatra (Indonesia) y descubierta en 1878, «doce horas después de florecer desprende un olor fétido, como a carne podrida, durante otras doce, algo que impedirá estar cerca de ella durante mucho tiempo, pero es un evento excepcional desde el punto de vista de la botánica», continúa el experto.

La planta actual tiene alrededor de siete años y «tenía el tamaño de una judía cuando llegó al museo en 2007», prosigue McLaughlin. «Pesa más de 110 kilogramos y es su primer florecimiento. Cuando la planta brote dará una flor amarilla, la planta anterior que tuvimos fue carmesí», añade el experto. «Una vez que florezca totalmente, permanecerá viva de 24 a 48 horas, luego se marchitará muy rápidamente», puntualiza McLaughlin.

«La Titan requiere unos cuidados muy especiales y una temperatura adecuada, tanto de día como de noche. En este momento el invernadero está a unos 32 grados, aunque son capaces de vivir en condiciones más frescas, de hasta 15 grados», según el experto. Una gran humedad y mucho espacio también son necesarios para un correcto crecimiento. «No se puede tener en casa», indica sonriendo.

En la actualidad el Museo Botánico cuenta con 14 ejemplares de esta planta, dos de ellos han sido comprados (entre los que se encuentra el que está a punto de florecer) y otros 12 que han sido donados por la Universidad Binghamton y el Museo Público de Milwaukee. «No son plantas recogidas del mundo salvaje, han crecido en cautividad. Cada vez es más fácil conseguir ejemplares, al tiempo que conocemos más de su especie», prosigue McLaughlin.

Ante tal magnificencia muchos de los visitantes del Botánico no salen de su asombro. «He visto esta mañana la foto en Internet y había escuchado algo en la radio y me ha sorprendido mucho, así que he decidido venir a comprobarlo con mis propios ojos y he traído conmigo a los pasantes que tenemos en este momento en la oficina», explica Sidelta Oosahwee, trabajadora en el Departamento de Educación de la Casa Blanca, situada cerca del museo. «Esto pasa una vez en la vida, de manera que hemos aprovechado la hora de comer para ver la planta. Volveré cada día, a ver si la veo en flor. Es sencillamente fascinante. ¡Es gigante, no me imaginaba que sería tan grande! Estoy realmente sorprendida por el tamaño. Además es muy bonita, no puedo imaginar que pueda oler tan mal», añade esta mujer.

«Nada más verla me ha parecido muy exótica, algo que no se ve en ningún lugar de Estados Unidos, es increíble que puedan trasplantar una planta que viene de un sitio tan alejado como son los trópicos y ponerla en este invernadero. Es una oportunidad ver la diversa flora salvaje que existe alrededor del mundo», explica, mientras mira con asombro, Richard Deulofeut, de unos 25 años y trabajador del Gobierno de EE UU. «Es muy grande, no es un simple capullo. Estoy muy emocionado con el florecimiento. Además, me intriga el olor, y ahora no huele a nada. Trabajo muy cerca, lo volveré a intentar mañana», agrega Deulofeut. «Hemos puesto dos cámaras para seguir el acontecimiento por streaming; se puede seguir en www.usbg.gov. El retorno del Titan, no se lo pueden perder», concluye McLaughlin.

elpais.com

Leave a Comment